La idea es que el diseño de la iluminación remita a la vivencia de un ambiente perfecto

El mar es motivo de inspiración para muchas cosas en la vida: relajación, paz, tranquilidad, y también para la música, la danza, romanticismo o aventurda. Y claro, también es inspiración para la decoración! En cuadros, fotografías y ambientes. En este tema, es fundamental tener un pedacito de la playa dentro de la casa, o sea, un ambiente donde uno pueda relajarse y sentir buenas vibras. O sea, ¿a quién no le gustaría poder sentarse, cerrar los ojos y escuchar el romper de las olas al fondo?

Puede que usted no esté en una verdadera playa, pero la iluminación del ambiente puede provocarle las mismas sensacones. Justamente inspirado en el mar, el diseñador brasileño Mauricio D’Ávila creó luminarias especiales para viviendas, hoteles o restaurantes que deseen transmitir una relajante sensación “playera”. Las luminarias de Geo Luz & Cerámica son hechas a mano, una a una, con cerámica y cobre, que remiten indirectamente a espacios más naturales y tranquilos. Según Mauricio, la pieza sóla ya logra transmitir esa conexión con el ambiente en el que fue inspirado.

“El ambiente donde uno está debe transmitir algo de emoción. Las formas, colores y objetos usados en ese ambiente pueden emocionarte, intrigar, darte la sensación de paz y tranquilidad. Todo depende de cómo ese ambiente es construido.”, afirma el diseñador.

La iluminación es un punto fuerte en cualquier decoración, porque las formas, diseños y la misma luz transmiten emociones e influyen en los sentimientos de quienes estén en una habitación. En la playa, por ejemplo, la iluminacipon debe ser indirecta y las piezas deben reflejar algo caliente, de calor – como es el caso de la cerámica. Los colores también son fundamentales y van mucho más allá de simplemente combinar con el resto de los muebles: ellos deben combinar con el local del que forman parte.

D’Ávila nos cuenta que utilizó los colores naturales del cobre – blanco y azul – para la creación de piezas específicas, que llevan en si la imagen del mar, del sol y de la arena. Hay trazos diseñados en las luminarias que les dan un encanto particular, además de las diferentes formas y modelos. Están las de piso, como la Copacabana, de mesa, como las Ipanema, Riviera y Angra, y arandelas, como las Juliet, Belinda y Pandora, entre otras. Es importante notar que todo lo que forma parte de un ambiente es capaz de cambiarnos internamente. “Las formas, terminaciones, el acabado y la belleza de las luminarias traen emoción, pero el efecto de luz que le añaden a un ambiente es transformador.”, concluye Mauricio.

Por lo tanto, el mar, el sol y la arena pueden hacerse presentes en cualquier lugar de una casa, listos para transportarnos internamente a lugares fantásticos, sin que sea necesario salir del ambiente en el que estemos. Es una forma de recargar las baterías, aún estando en medio al caos de una gran ciudad, relajando el cuerpo y la mente con las sensaciones de la naturaleza.

Interpreter: Francisca Rodriguez Aldunate

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *