Te abre el apetito, genera un ambiente que te invita a disfrutar y, además, integra la decoración

 

Un espacio agradable, cómodo, acogedor, que te despierta las ganas de quedarse un poco más y, ojalá, “con hambre”. Este debe ser el perfecto estilo de ambiente que un restaurant le ofrezca a sus clientes, y la iluminación puede hacer ¡una gran diferencia! Eso se debe a que, dependiendo de la incidencia de la luz sobre las mesas, la barra y todo el local, el cliente puede sentirse incómodo y buscar otro espacio para una cena en familia o con amigos. Es decir: no todo depende del menú y de la atención.

Además de tener el poder de atraer a las personas, la iluminación también tiene influencia en el aspecto que le da a la comida, intensificando los colores y texturas, generando una imagen agradable a quien está comiendo. “Cada restaurant es único y es importante evaluar su propuesta. Existen locales donde la propuesta es que el cliente se quede por menos tiempo, como las cadenas de comida rápida, y la iluminación también ayuda a crear ese concepto. Un restraurant tiene que ser siempre atractivo al cliente, ofreciendo una sensación de calidez. Por más increíble que sea la decoración, si la iluminación es mala, alejará a los clientes.”, afirma el diseñador Maurício D’Ávila, de Geo Luz & Cerâmica.

Antes que nada, lo importante es pensar en el proyecto que tiene el restaurant y tener una planificación clara. ¿Cuál es la propuesta? ¿Y su estilo? ¿A qué público atenderá? Muchos espacios cometen el error de permitir que la luz blanca domine el ambiente, cuando la amarilla es la que mejor se adapta a cualquier tipo de ambiente. “Lo ideal es trabajar con tonos amarillos lo máximo que se pueda, y dejar la iluminación más clara para las areas de trabajo. La psicología estudia la influencia de los colores en los seres humanos, y existen varias investigaciones que indican que la luz amarilla es la que más estimula el apetito”, explica el diseñador. Y no es sólo eso.

No podemos olvidarnos de que la iluminación será parte de la decoración, por lo tanto, debe estar en perfecta armonía con el entorno. Las luminarias poseen un rol importante en la composición decorativa, porque además de direccionar los rayos de luz hacia el local que se quiere destacar, ellas le añaden valor a la decoración, causando encanto, gracia y sofisticación a los ambientes. Las mesitas redondeas, muchas veces esparcidas por el restaurant, con esas sillas más chicas y largas para que los clientes se sienten, necesitan un pendiente pequeño y delicado – como los pendientes MIni Deimos y Mini Cannes, de Geo Luz & Cerâmica -, para no alumbrar la luz en la misma mesa y generar un efecto indeseado. A sus vez, los pendientes con un diseño más original, como el Soleil, Juá y Ubatuba, crean un ambiente requintado y elegante.

“Es importante decir que el empresario, inversionista o idealizador piense muy bien la iluminación, y que su proyecto arquitectónico esté alineado con eso. Por eso, la opinión de un profesional es extremadamente importante”, complementa el diseñador.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *